TRANSVERSALIDAD, LA PALABRA MÁGICA

Escalad tan sólo un poco la montaña, para comprobar si es una montaña. Desde la cima de la montaña, no podréis ver la montaña”Frank Herbert

Nos hacemos eco de las palabras de Frank Herbert para transmitir nuestro pensamiento de que para poder comprender cualquier cosa primero debemos tomar perspectiva y no quedarnos en la superficie. El verdadero conocimiento de la realidad conlleva una valoración ética y moral de la misma y en consecuencia en la toma de decisiones.

Según el Informe de la Comisión Internacional para el desarrollo de la Educación (UNESCO, 1987, 31): » la educación debe contribuir al desarrollo glo
bal de cada persona: cuerpo, mente, inteligencia, sensibilidad, sentido estético, responsabilidad individual, espiritualidad. Todos los seres humanos deben estar en condiciones, en particular gracias a la educación recibida en su juventud, de dotarse de un pensamiento autónomo y crítico y de elaborar un juicio propio, para determinar por sí mismos qu
é deben hacer en las diferentes circunstancias de la vida”.

La educación permite avanzar en la lucha contra la discriminación y la desigualdad sean éstas por razones de nacimiento, raza, sexo, religión y opinión. Sin embargo, contempla el especismo como algo normalizado y difunde  una información sesgada o distorsionada que condiciona al alumn@ en su percepción del trato que la sociedad da a los animales.

ALGUNOS EJEMPLOS

   De todos es sabido que ya en Educación Infantil y Primaria el primer acercamiento al conocime
into del mundo animal se nutre de recursos como “Los animales del zoo”, “Los animales de granja” o “Los animales del circo”, transmitiendo al niñ@ una falsa idea de “normalidad” e incluso “felicidad”. Luego se les habla de su potencial como bienes de consumo para el humano, de los productos que generan y nuevamente la cosificación y la explotación vuelven a contextualizarse en “lo normal” y “lo correcto”.

A estos contenidos y metodologías se suman las excursiones y visitas a “Granjas escuela”, “Zoológicos”, “Acuarios”e incluso la asistencia a alguna que otra función en “Circos con animales”, mostrando una visión amable que dista mucho de la realidad. No deberíamos educar bajo el engaño.

En educación Secundaria y bachillerato esto se agrava. El animal pasa a ser sinónimo de “producto” para el consumo humano y la frontera entre éstos se dilata, el desapego emocional comienza a afianzarse. Contenidos como, el “sector pesquero” o la “ganadería extensiva” en geografía, o prácticas como la disección de pequeños animales u órganos de mamíferos más grandes en biología, la creación de animalarios en el aula o incluso la escasa atención que se presta al individualismo del animal como ser sintiente en proyectos medio ambientales, son los que marcan las directrices en cuanto al conocimiento de los animales en nuestro sistema educativo. Las ciencias naturales en el estudio de los animales se centra por lo general en la anatomía o en los hábitats, pero poco o nada cuenta de la e
tología. Respecto al lenguaje que se emplea en los centros educativos suele ser especista, incidiendo una vez más  en esta cultura de desprecio que todos alimentamos.

Siendo conscientes pues, de que el currículo educativo no sólo muestra una visión parcial del mundo animal en beneficio del hombre, sino que además omite contenidos de empatía hacia los animales, precisamos una alternativa que nos ayude a trabajarlos en el aula.

LA TRANSVERSALIDAD PARA LA EDUCACIÓN EN VALORES

    La sociedad demanda que además de conocimientos, los centros educativos formen en valores con propuestas de trabajo centradas en la autonomía y la capacidad de decidir y obrar del alumnado. Educar en valores, supone desarrollar también en nuestros alumn@s la capacidad de analizar la realidad con una postura crítica para que posteriormente se comprometa con ella de manera activa y responsable. En este sentido, los elementos t
ransversais ofrecen muchas posibilidades para trabajar los valores en nuestras aulas, pero rara vez éstos incluyen la empatía hacia los animales. Aún con todo, si prestamos atención a lo que establece la LOMCE, en realidad los elementos transversales son el receptáculo perfecto para una inclusión de “especie” y cada uno de ellos podría  tener una conexión con valores de protección y respeto a los animales.

artículo 6 del Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre, por el que se establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato.

   Al igual que en la educación en valores de la LOMCE, el propósito de la Educación antiespecis
ta es conseguir una toma de conciencia de la realidad, física, social y cultural y una postura ante los problemas que se plantean.

La comunidad educativa debe reflexionar sobre su actitud y los valores que transmite de modo inconsciente, analizando lo que socialmente es considerado como «normal» en el ámbito de los derechos de los animales y demostrando que esta supuesta «normalidad» se basa en una construcción social “especista” y falta de ética que siempre asegura un valor diferente y jerarquizado a las causas humanas y a las animales e incluso a las animales dentro de las animales.

A través de los valores éticos los alumn@s se acercan a realidades y problemáticas del día a día, llevando a cabo reflexiones y compromisos activos que los conformarán como personas responsables, provocando cambios de conducta y transformaciones en el entorno.

Aprender sobre la empatía y el respeto hacia los animales significa «aprender a vivir en la no
violencia». Convivir en tolerancia y en armonía, respetando a los compañeros y aceptando la diferencia, pues la diversidad nos enriquece. Si se supera la diferencia entre especies como un motivo de sometimiento, se consolidará una ética personal fundamentada en el respeto a todos los individuos y la convivencia en libertad.

Nuestra idea no es imponer a los alumn@s lo que es «correcto» o «incorrecto»; es mas bien facilitarles la información y las herramientas para ayudarlos a actuar de acuerdo con sus propios valores y su autonomía moral.

PARA CONCLUIR

   La inminente incorporación de contenidos de Educación en la empatía y el respeto hacia los animales en el currículo educativo es necesaria por varios motivos:

El primero es el cuestionamiento que desde muchos colectivos se hace respecto al trato que se le da a los animales en nuestra sociedad y su difusión mediática. Luego la ace
ptación de que muchas situaciones de maltrato y explotación animal pueden ser controladas a nivel individual y modificadas, si el sujeto tiene acceso a la correspondiente información y educación, al igual que la influencia de los estilos de vida, hábitos de consumo y de comportamiento en la mayoría de los problemas de abuso hacia los animales. El hecho de que un mayor conocimiento del mundo animal ayuda a mejorar la comprensión y a asumir la responsabilidad individual y colectiva. El incremento del interés ciudadano por el bienestar animal y el coidado del medio ambiente.

Así pues, la introducción de contenidos de empatía y respeto hacia los animales en el currículo educativo no sólo puede ser una manera de integrar la preocupación creciente en torno a la cuestión del especismo, sino que también puede ser un criterio de calidad.

NOS QUEDAMOS CON LO QUE DICE LA LOMCE

   Con la esperanza de poder
ver en estos textos algún día la palabra ANIMAL

   “ Las Administraciones educativas fomentarán el aprendizaje de la prevención y resolución pacífica de conflictosen todos los ámbitosde la vida personal, familiar y social, así como de los valores que sustentan la libertad, la justicia,la igualdad, el pluralismo político, la paz, la democracia, el respeto a los derechos humanos, el respeto a los hombres y mujeres por igual, a las personas con discapacidad y el rechazo a la violenciaterrorista, la pluralidad, el respeto al Estado de derecho, el respeto y consideración a las víctimas y la prevención del terrorismo y de cualquier tipo de violencia.

   La programación docente debe comprender en todo caso la prevención de la violencia de género, de la violencia contra las personas con discapacidad, de la violencia terrorista y de cualquier forma de violencia, racismo o xenofobia, incluido el estudio del Holocausto judío como hecho histórico. Se evitarán los comportamientos y contenidossexistas y estereotipos que supongan discriminación. Los currículos de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato incorporarán elementos curriculares relacionados con el desarrollo sostenible y el medio ambiente, los riesgos de explotación y abuso sexual, el abuso y maltrato a las personas con discapacidad, …”